martes, diciembre 20, 2011

LA EDUCACIÓN TRADICIONAL



El tipo de educación tradicional, basado en la transmisión de conocimientos. El profesor (o el comunicador), el instruido, «el que sabe», acude a enseñar al ignorante, al que «no sabe».
Como el lector seguramente habrá reconocido ya, es el tipo de educación
que uno de sus más agudos críticos, Paulo Freire, calificó de BANCARIA:
el educador DEPOSITA conocimientos en la mente del educando. Se trata de «inculcar» nociones, de introducirlas en la memoria del alumno, que es visto como receptáculo y depositario de informaciones. Todos conocemos este tipo de educación vertical y autoritaria. O paternalista (el paternalismo es tan sólo una forma más edulcorada del autoritarismo). Todos lo hemos padecido.
Es el que predomina en el sistema educativo formal: en la escuela primaria y secundaria, en la universidad. Repetidamente se ha reprochado a la escuela tradicional su tendencia a
confundir la auténtica educación con lo que es mera instrucción, con lo cual —se ha dicho también— ella INFORMA pero NO FORMA. Paulo Freire, al analizarla, dice que esta educación «bancaria» sirve para la domesticación de las personas. En ella, señala el autor de Pedagogía del Oprimido:
EL EDUCADOR
• es siempre quien educa
• es quien habla
• prescribe, norma, pone las regias
• escoge el contenido de los
programas
• es siempre quien sabe
• es el sujeto del proceso
EL EDUCANDO
• es siempre el que es educado
• es quien escucha
• obedece, sigue la prescripción
• lo recibe en forma de depósito
• es el que no sabe
• es el objeto del proceso
ÉNFASIS | 23
EN LOS CONTENIDOS
El modelo en su aplicación
Los ejes del método son el profesor y el texto.
• Los programas de estudio son amplios y basados en los conceptos
que la fuente emisora (el profesor) considera importantes.
• Se da muy poca importancia al diálogo y a la participación.
• Se valora mucho el dato y muy poco el concepto.
• Se premia la buena retención de los contenidos (esto es, su memorización)
y se castiga la reproducción poco fiel. La elaboración personal
del educando es asimismo reprimida como error.
• Hay una sola verdad: la del profesor. La experiencia de vida de los
educandos es desvalorizada.
Los resultados
• El alumno (o el oyente, el lector, el público) se habitúa a la pasividad
y no desarrolla su propia capacidad de razonar y su conciencia crítica.
• Se establece una diferencia de status entre el profesor y el alumno (o
entre el comunicador y el lector u oyente).
ÉNFASIS
EN LOS CONTENIDOS
• Se fomenta una estructura mental de acatamiento al autoritarismo:
el alumno interioriza la superioridad y autoridad del maestro, actitud
que luego transferirá al plano político y social.
• Se favorece el mantenimiento del statu quo en el que una minoría
pensante domina a una masa apática.
• En virtud del régimen de notas (premios y castigos) se fomenta el
individualismo y la competencia en perjuicio de la solidaridad y los
valores comunitarios.
• Los educandos adquieren una mente «cerrada» o dogmática, incapaz
de juzgar los mensajes recibidos por sus propios méritos, independientemente
de la autoridad de la fuente.
• En el estudiante de la clase popular se acentúa el sentimiento de
inferioridad: el educando se hace inseguro, pierde su autoestima,
siente que no sabe, que no vale.
OBJETIVO: QUE EL EDUCANDO APRENDA
El indicador que utilizará el educador en este modelo para evaluar su
producto será siempre: ¿El alumno sabe (la lección, la asignatura)? ¿Ha
aprendido?
Aunque, en verdad, el resultado es que generalmente no aprende, sino
que memoriza, repite y luego olvida. No asimila, porque no hay asimilación
sin participación, sin elaboración personal.
La educación bancaria dicta ideas, no hay intercambio de ideas. No
debate o discute temas. Trabaja sobre el educando. Le impone una
orden que él no comparte, a la cual sólo se acomoda. No le ofrece
medios para pensar auténticamente, porque al recibir las fórmulas
dadas, simplemente las guarda. No las incorpora, porque la incorporación
es el resultado de la búsqueda, de algo que exige de parte de quien
lo intenta, un esfuerzo de re-creación, de invención.
PAULO

viernes, diciembre 16, 2011

¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA COLECTIVA?

¿Qué es la Inteligencia Colectiva?


Por Pierre Lévi

¿Qué es inteligencia colectiva? Es una forma de inteligencia universalmente distribuida, constantemente realzada, coordinada en tiempo real, y resultando en la movilización efectiva de habilidades. Agregaré la siguiente característica indispensable a esta definición. La base y meta de inteligencia colectiva es el reconocimiento mutuo y enriquecimiento de individuos en vez del culto de comunidades fetichistas o hyperestatizadas.

Mi premisa inicial se basa en la noción de una inteligencia universalmente distribuida. Nadie sabe todo, todos saben algo, todo conocimiento reside en la humanidad. No hay una provisión trascendente de conocimiento y el conocimiento es simplemente la suma de lo que sabemos. La luz de la mente brilla aun cuando intentamos persuadir a otros que no existe ninguna (inteligencia): “fracaso educativo”, “ejecución repetitiva”, “subdesarrollo”. El juicio demasiado prominente de la ignorancia se vuelve en contra de los jueces. Si estás tentado a juzgar a alguien de ignorante, busca el contexto en el cual su conocimiento se pueda transformar en oro.

Inteligencia 52594 estamos cada vez mas preocupados con desecho económico y ecológico, parece como si estaríamos dispuestos a derrochar nuestro recurso mas preciado al no recocerlo como tal, desarrollarlo, o ni siquiera usarlo cuando se encuentra. Desde un carnet de escuela hasta un perfil de trabajo colectivo, desde métodos de administración arcaicos hasta exclusión social por desempleo, estamos actualmente testimoniando la organización intencionada de ignorancia acerca del alcance de la inteligencia alrededor nuestro, un desperdicio terrible de experiencia, destreza y riqueza humana.

La coordinación de inteligencia en tiempo real. Esto involucrará métodos de comunicación que, una vez superado un cierto umbral cuantitativo, deben basarse en tecnología de informática digital. Nuevos sistemas de comunicación deben proporcionar a los miembros de una comunidad con los medios para coordinar sus interacciones dentro del mismo universo virtual de conocimiento. Esto no es simplemente una cuestión de modelar el medio-ambiente físico convencional, pero de permitir a miembros de comunidades deslocalizadas a interactuar dentro de un paisaje móvil significativo. Acontecimientos, decisiones, acciones, e individuos serían ubicados a lo largo de mapas dinámicos de contexto compartido y continuamente transformarían el universo virtual en el cual ellos asumen significado. En este sentido el cyberespacio se convertiría en el espacio cambiante de interacción entre conocimiento y conocedores dentro de comunidades inteligentes desterritorializadas.

La movilización efectiva de destrezas. Antes de poder movilizar destrezas, tenemos que identificarlas. Y para hacerlo, tenemos que reconocerlas en toda su diversidad. Destrezas reconocidas oficialmente representan hoy solamente una pequeña minoría de aquellas que están activas. La cuestión de reconocimiento es crítica. No solo nos conduce a una mejor administración de habilidades en negocio y medioambientes comunitarios, también posee una dimensión ética y política. En la edad del conocimiento, no reconocer al otro como un ser inteligente es negarle una verdadera identidad social. Alimenta el resentimiento y la hostilidad, la humillación y frustración de las cuales nace la violencia. Cuando aceptamos al otro por el alcance de habilidades que posee, le permitimos identificarse a si mismo en términos de un nuevo y positivo modo de ser, ayudamos a movilizar y desarrollar sentimientos de reconocimiento que facilitarán la implicancia subjetiva de otros individuos en proyectos colectivos.

El ideal de inteligencia colectiva implica el realzamiento técnico, económico, legal y humano de una inteligencia universalmente distribuida que desatará una dinámica positiva de reconocimiento y movilización de destrezas. Una de las condiciones necesarias del ascenso económico de Europa a fines del siglo dieciocho fue la introducción de una efectiva garantía legal para la propiedad intelectual. De este modo inventores podían dedicar su tiempo, energía intelectual y recursos financieros a la innovación sin preocuparse de ser despojados de los resultados de sus esfuerzos por aquellos en el poder. Una vez que el monopolio y privilegio económico fueron desechados por ley, tan pronto como hubieron métodos para asignar públicamente e irreversiblemente, la marca de una persona física o moral a un proceso técnico, la innovación se hizo provechosa por su propio bien. Una vez que las reglas para la innovación estaban en su lugar, una vez que se convirtió en actividad legítima, una que fuera socialmente animada y económicamente recompensada, una dinámica científica e industrial de inmenso alcance fue puesto en movimiento. Sin embargo nos enfrentamos con la necesidad de hacer una transacción similar con respecto a las destrezas e inteligencias de colectividades, para las cuales ningún sistema de medición existe actualmente, ningún método de contaduría, representación o regulación legal digna del nombre, aunque son las fuentes de todas las formas de poder contemporáneo.

Vale la pena tener en cuenta que inteligencia colectiva es una inteligencia distribuida universalmente que es realzada, coordinada, y movilizada en tiempo real. Para prevenir cualquier mal entendido, quisiera también especificar lo que no es. Inteligencia colectiva no debe confundirse con proyectos totalitarios que involucran la subordinación de nteligente. Sin embargo la colonia hormiguera posee una estructura rígidamente fija; las hormigas están agudamente divididas en castas y son intercambiables dentro de esas castas. La colonia hormiguera es el opuesto a la inteligencia colectiva en el sentido del que estoy usando la expresión. Lejos de conducirnos en la dirección del espacio del conocimiento, la colonia hormiguera precede la tierra, es prehumano. Cualquier intento de asimilar la operación de la sociedad con la de una colonia hormiguera debe considerarse barbárico y reprensible.

Inteligencia colectiva nace como una cultura y crece con ella. Obviamente, cuando pensamos, hacemos uso de ideas, idiomas y tecnologías inherentes de una comunidad. Pero una inteligencia culturalmente informada ya no es programada como una colonia de termitas o una colmena. A través de procesos de transmisión, invención, u olvido, herencia se convierte en un elemento de responsabilidad individual. La inteligencia de un grupo ya no es el resultado mecánico de actividades ciegas u automáticas, pues es el pensamiento individual que perpetúa, inventa y moviliza aquello de una sociedad. Y sin embargo, la comunidad inteligente descrita en este libro no se puede reducir a la condición de cultura convencional. En una comunidad inteligente el objetivo específico es de negociar permanentemente el orden de las cosas, lenguaje, el papel del individuo, la identificación y definición de objetos, la reinterpretación de memoria. Nada es fijo. Sin embargo, esto no resulta en un estado de desorden o relativismo absoluto, pues los actos individuales son coordinados y evaluados en tiempo real, de acuerdo a un amplió número de criterios que son, ellos mismos, constantemente reevaluados en contexto. En lugar de las “manos invisibles” de la colonia de termitas, tenemos las manos visibles e dinámica imaginable de expandir universos virtuales. A través de su interacción con diversas comunidades, los individuos que animan el espacio del conocimiento son, lejos de ser miembros intercambiables de castas inmutables, individuos singulares, múltiples, nomadicos pasando por un proceso permanente de metamorfosis (o aprendizaje).

INTERCREATIVIDAD Y WEB 2.0

Intercreatividad y Web 2.0
Por Cristobal Cobo Romani
Las aplicaciones Web 2.0 ofrecen nuevas oportunidades
para la generación y distribución del conocimiento. Para el análisis de este fenómeno
tecno-social se integran los trabajos de diversos autores que han estudiado el principio de
la colectivización del saber y la gestión del conocimiento.
A principios de los ’90 el gurú del management Drucker (1993) señalaba que en un
periodo de 150 años, del año 1750 a 1900, el capitalismo y la tecnología conquistaron al
mundo y crearon una civilización global. Esta transformación, explica el autor, estaría impulsada
por un cambio radical del significado del conocimiento que pasó de ser un bien
privado a un bien público.
Las palabras de Drucker se complementaban perfectamente con las reflexiones que
haría Bell en los años ’70. En su reconocido trabajo El advenimiento de la sociedad post-industrial,
Bell (1976) advirtió la consolidación de una transformación estructural de la vida
moderna, al plantear que la irrupción de una sociedad post-industrial, no desplazaría a
una sociedad industrial, ni siquiera a una sociedad agraria, pero sí sumaría una dimensión
fundamental en la administración de los datos y de la información.
A la luz de estas ideas, resultaba evidente que una apertura al libre flujo de la información
e intercambio del conocimiento alcanzaría cada vez mayor protagonismo en la
era contemporánea. Como es de suponerse, no en todos los sectores de la sociedad moderna
existiría igual permeabilidad frente a la idea de la importancia de promover el libre
intercambio del conocimiento.
A partir de los años ‘60 y ‘70 una comunidad de expertos en informática y sistemas
de redes,autodenominados hackers, acordaron utilizar cooperativamente sus habilidades
para descubrir nuevas posibilidades tecnológicas. Este acuerdo hizo posible la evolución
de las computadoras y el trabajo colectivo en pro de lo que ellos denominaron el software
libre: programas informáticos que surgen gracias a la colaboración de diversas personas
y que permite a los usuarios copiar, modificar o distribuir su contenido sin tener que pagar
Capítulo 2. Intercreatividad y Web 2.0.
La construcción de un cerebro digital planetario.
Por Cristóbal Cobo Romaní
Web 2.0 is linking people,
people sharing, trading and collaborating
(Michael Wesch, Kansas State University)
44 |
PLANETA WEB 2.0. Inteligencia colectiva o medios fast food.
permisos de propiedad intelectual. En la medida que aumentó el intercambio abierto, libre
y gratuito de desarrollos tecnológicos fue consolidándose una sub-cultura hacker basada
en la apertura a la que se incorporaron conceptos como:innovación cooperativa, construcción
social de la tecnología o propiedad comunitaria. “Los hackers tenían una concepción
nueva acerca de la manera en la que la información tenía que ser manipulada y acerca del
papel que los ordenadores tenían en la sociedad” (Contreras, 2003;32).
Desde entonces, los hackers consolidaron un sistema basado en la inteligencia colectiva,
que como explica Himanen (2002) se concibe como un modelo abierto centrado en
el libre intercambio de conocimientos. Este sistema de colaboración permite que los demás
prueben, utilicen y mejoren los desarrollos tecnológicos elaborados colectivamente
por el resto de la comunidad. Quizás los ejemplos más evidentes de ello son Linux o la propia
Internet.
Himanen agrega que la motivación principal que impulsa esta apertura creativa es
el deseo de aportar conocimientos, aprender cada vez más y el reconocimiento de los pares.
Este sistema abierto encuentra su principal expresión bajo la idea del software libre
como principio para estimular la comunicación y cooperación entre los usuarios de Internet
(Lizama, 2005). Los integrantes de este colectivo underground no sólo tuvieron que
ver con la evolución de la Red sino que también han sido claves en la creación de diversos
desarrollos informáticos ocurridos antes y durante la era de Internet.
En los años ’80 algunos fueron catalogados como criminales cibernéticos (también
conocidos como crackers1), producto del uso ilícito que hicieron con sus conocimientos
en informática. Sin embargo, puede plantearse que la comunidad hacker se mueve bajo los
principios de la creatividad, la libertad en la Red, el aprendizaje compartido y solidario con
el resto de los miembros del colectivo, poniendo en común y de forma pública los descubrimientos
realizados. Estos fundamentos fueron descritos por Himamen (2002) como la
“ética hacker” o nética si se remite a la Red (Pose, 2002).
Las comunidades hackers son un ejemplo de las prácticas de colectivización del saber
y de intercambio de experiencias, dinámicas fundamentales en la actual sociedad del
conocimiento. La era actual está centrada, entre otros aspectos, en bienes intangibles como
la educación, la formación de capacidades-habilidades-talentos, el uso inteligente
de la información, y la ecuación I+D+I (es decir, investigación más desarrollo más innovación).
En este contexto, agregar valor al intercambio de información ha pasado a ser un objetivo
fundamental para el desarrollo y la expansión del conocimiento.
Para describir la relevancia que han adquirido estas prácticas orientadas a favorecer
el libre intercambio y generación de saberes, tanto colectivos como individuales, a continuación
se exponen autores y conceptos desarrollados en torno a la idea del conocimiento
abierto: Intercreatividad (Berners-Lee, 1996);Inteligencia colectiva (Lévy, 2004);Multitudes
Inteligentes (Rheingold, 2002); Sabiduría de las Multitudes (Surowiecki, 2004) y Arquitectura
de la Participación (O’Reilly, 2005).

SIETE PRINCIPIOS DE LAS APLICACIONES WEB 2.0

Por Hugo Pardo Kuklinski

Siete principios constitutivos de las aplicaciones Web 2.0.

Dicha transformación posee, según el mencionado artículo original de O’Reilly (2005),

ciertas características técnicas particulares. A continuación se repasarán los siete principios

constitutivos de las aplicaciones Web 2.0.

1. La World Wide Web como plataforma.

Salvo Linux y otras escasas alternativas, hasta hoy la industria del software computacional

se enfrentaba casi con exclusividad a un modelo de negocio de paquetes con derechos

propietarios y venta bajo el régimen de obsolescencia planificada.Empresas como

Adobe (propietaria de Photoshop, Flash Macromedia, Dreamweaver, Freehand, etc), Microsoft

(Windows Vista), o Apple (iLife, iTunes, Mac OS X Tiger) se rigen bajo ese esquema. Para

que los diseñadores, empresas o instituciones puedan utilizar dichas aplicaciones en

forma legal, deben comprar los derechos de uso y actualizar el software cada cierto tiempo,

con los consiguientes costos adicionales por la licencia. Se da la paradoja de que en algún

caso, las nuevas versiones son, según las propias comunidades de usuarios, de menor

calidad que las versiones anteriores.

Nada indica que en el corto plazo dicho modelo de comercialización se modifique,

pero tal dinámica comienza a convivir con las aplicaciones Web 2.0, para beneficio de los

consumidores. Las nuevas compañías ofrecen software gratuito, utilizando a la Web como

plataforma.Así, las herramientas y sus contenidos existen en la propia Web y no en la computadora

del usuario. El concepto de webtop opuesto al de desktop es apropiado para explicar

este fenómeno comercial.

El modelo de negocio de la Web 1.0 se limitaba a un espacio de publicación de contenidos

corporativos y de servicios, sin participación abierta ni gratuidad en contenidos o

servicios de alta relevancia. Las comunidades se formaban fundamentalmente a partir de

la oferta de servicios, prescindiendo de espacios para que los miembros publicaran contenidos.

Es decir, los usuarios fueron relevantes en tanto eran consumidores.

Junto a la Wikipedia, el peer to peer de Napster fue una de las herramientas que más

contribuyó a transformar el modelo de contenidos centralizados hacia uno en que los usuarios

se convirtieran en servidores. Esto deja en manos de la comunidad todo el poder de

la herramienta, en tanto las empresas sólo actúan como intermediarios ofreciendo un software

creativo para interactuar. Los valores de las aplicaciones Web 2.0 tienen parte de su

inspiración en estos primeros productos cooperativos par a par.Pero a diferencia de Napster,

donde el disco duro del usuario guardaba la información y el software de la aplicación

en línea permitía compartirla, las herramientas Web 2.0 utilizan su servidor para almacenar

la información, y el usuario conectado a la red siempre tiene acceso a ella. La inspiración

radica en una idea clave: el producto mejora con el uso y con el crecimiento de una

comunidad que no cesa de subir contenidos. Otro ejemplo paradigmático de la Web como

plataforma es YouTube fundada en febrero de 2005,comprada por Google en noviembre de

2006 y cuyas cifras de consumo son sorprendentes.5

2. Aprovechar la inteligencia colectiva.

La idea se encuentra en el origen de la World Wide Web y del open source. No constituye

un concepto novedoso. Berners-Lee (2000) ya hablaba de estos principios cuando

pensó y creó la Web a principios de la década de 1990. Aunque es evidente que la dinámica

de la inteligencia colectiva está creciendo de la mano de esta nueva generación de aplicaciones

web, con software en línea diseñado a partir de una interfaz de fácil uso, escalable,

de valor añadido en contenidos y de acceso gratuito.

En el entorno Web 2.0 los usuarios actúan de la manera que deseen: en forma tradicional

y pasiva,navegando a través de los contenidos; o en forma activa, creando y aportando

sus contenidos. O’Reilly cita a Wikipedia como “una experiencia radical de confianza”

(2005: 5) donde cualquier usuario puede aportar la definición de un término y cualquier

otro puede corregirlo, transformando al usuario de un mero consumidor a un co-desarrollador

en forma productiva para la plataforma. Wikipedia es uno de los productos más representativos

de los valores de la Web 2.0; un medio ambiente igualitario con sentido de

neutralidad entre pares. Sin embargo, al mismo tiempo, Wikipedia puede utilizarse como

icono referente para señalar los problemas de dicha arquitectura de la participación,donde

la estructura sitúa en el mismo nivel a escritores amateur y profesionales. En un escenario

de 5.3 millones de artículos (Business Week, enero 2007), esto provoca algunas imprecisiones

conceptuales. Lo que sucede es que no hay filtros en la entrada de contenidos,

sino en la salida. La aplicación permite al usuario publicar y luego la comunidad determina

la relevancia del contenido. El papel tradicional del editor queda totalmente trastocado

y pierde poder en el negocio de la organización y jerarquización de la información, en un

entorno donde ya no deciden que exponer y que ignorar.

El We the Media de Gillmor (2004) se ubica bajo la misma noción de inteligencia colectiva

valorando y potenciando la relevancia de las aplicaciones de escritura colaborativa

en el nuevo periodismo. Gillmor señala que los blogs proponen un tipo de noticias producidas

por ciudadanos que tienen algo para decir –más allá de los mass media– quienes

siempre tuvieron el monopolio de la primera versión de la historia. Así, el autor reafirma

que los recursos de noticias no tradicionales permiten crear un contexto valioso alternativo

a los intereses comerciales de los grandes medios, pues éstos se han convertido en “instituciones

arrogantes con un conservadurismo poco crítico”.6

A tono con los valores del saber compartido, Sunstein (2006) señala que los campos

del conocimiento científico son como grandes wikis, editables todo el tiempo a modo

de revisión entre pares, en los cuales las nuevas entradas representan trabajos que hacen

crecer la inteligencia colectiva en forma eficiente.

3. La gestión de la base de datos como competencia básica.

Este principio tiene una palabra clave: infoware: software más datos. Lo valioso de

las aplicaciones Web 2.0 son los datos, ya que en muchos casos el software es un recurso

abierto o de fácil implementación. El ejemplo que cita O’Reilly es Amazon;con la misma base

de datos original que obtuvieron otras librerías en línea. Esta empresa tuvo desde sus

comienzos una política de enriquecimiento de información, en muchos casos generados

por los usuarios. Hoy su base de datos es mucho más potente que los recursos originales

de los que dependió en sus comienzos. La administración de los datos en Amazon es su

competencia básica y parte esencial de la riqueza del servicio.Según Weinberger (2007) se

trata de un orden misceláneo con una clasificación multifacética que tiene más que ver

con la realidad. Un amigable desorden que promueve diferente tipos de búsqueda a gusto

del usuario, donde la serendipia cumple un factor relevante.

Así, el interés inicial de estos proyectos donde la gestión de la base de datos es la

competencia básica es obtener una masa crítica de usuarios que produce un volumen de

datos de gran valor. Poseer esta información clave y usuarios co-desarrolladores otorga

valor comercial al producto.

4. El fin del ciclo de las actualizaciones de versiones del software.

Como se mencionó antes, se rompe el modelo inicial del software cerrado con derechos

de uso y bajo el principio de la obsolescencia planificada, para pasar al uso del software

como servicio gratuito, corriendo en la propia Web, y en combinación con los datos.

Esto representa un cambio en el modelo de negocio y una de las principales ventajas que

el usuario puede extraer de esta transformación.

De manera natural surgen preguntas como: ¿si se acelerara la aparición del software

como servicio web y gratuito desaparecerá el software empaquetado? ¿Qué pasará

cuando se popularicen los nuevos tipos de Photoshop con menos complejidad de uso, gratuito,

con plataforma en la Web y con espacio de servidor suficiente para almacenar datos

y compartirlos en una comunidad colaborativa?7 Se vive una transformación del mercado

en la que los actores deben reaccionar. ¿Cómo competirá Adobe? ¿Con un paquete completo

licenciado a más de 1000 euros y con actualizaciones a 300 euros8 y renovación forzosa

cada dos años? Los paquetes de software tradicionales siguen siendo productos costosos

bajo una agresiva política de obsolescencia que en poco beneficia a sus consumidores.

En tanto, nuevas aplicaciones Web 2.0 se desarrollan con el objeto de sustituir a estos

productos y ganar clientes dispuestos a producir y subir los datos a nuevas plataformas.

Por su parte, Google representa -con su motor de búsqueda y todos sus servicios complementarios-

el modelo de actualización diaria del software sin costes para el usuario.

Pero se puede pensar a la inversa, imaginando un potente buscador empaquetado símil

Google para rastrear contenidos en la Web (más un Google Maps como extra) a cientos de

euros la última versión y una política eficaz de comunicación publicitaria.¿Comprarían un

| 31

Capítulo I. Nociones básicas alrededor de la Web 2.0.

producto así? Google lo ofrece en forma gratuita, con una oferta de servicios novedosos,

sin actualizaciones innecesarias ni incompatibilidades, teniendo a la Web como plataforma

y sin requerir espacio de disco duro de nuestro ordenador.

Por otra parte, la cultura de uso del software también comienza a modificarse con

estas nuevas estrategias. Desde los lejanos tiempos del Apple 2, ha resurgido una estética

beta que se traslada a todos los procesos narrativos. Antes existía una gran diferencia

entre un prototipo o boceto y un producto final.Hoy sólo se puede pensar en versiones beta

siempre dispuestas a ser modificadas, a tono con una gestión efímera y una circulación

acelerada de la información. El espíritu de las empresas Web 2.0 radica en transformar

prototipos en versiones beta y colocarlos en línea, utilizando el método de ensayo y error

para aprender del consumo de los usuarios. Así se mejora la herramienta en forma constante,

sin costes adicionales para el consumidor y acelerando el proceso de mejoras a la

aplicación.

5. Modelos de programación ligera. Búsqueda de la simplicidad.

Siempre según los principios constitutivos de O’Reilly (2005), esta noción consta en

sustituir los diseños ideales de la arquitectura de la información, de los metadatos y de las

interfaces gráficas por un pragmatismo que promueva a la vez simplicidad y fiabilidad para

aplicaciones no centralizadas y escalables. Entre otras cosas, se pretende que las aplicaciones

crezcan sin complicaciones para el desarrollador y que el usuario pueda ver los

contenidos en la plataforma que desee a través de la sindicación y no cuando el desarrollador

/ proveedor disponga en su plataforma propietaria.

Los modelos de programación ligera ponen énfasis en la reducción de la complejidad,

donde menos es más, evitando las excesivas especificaciones y funciones del software

empaquetado. ¿Qué porcentaje de funciones del Microsoft Word se utilizan?

La programación ligera permite también ensamblar productos con creatividad y ofrecer

así mayor valor añadido, productividad y sinergias ausentes en productos por separado.

Las aplicaciones web híbridas denominadas mashups son un punto de conexión entre

funciones diferentes, permitiendo obtener lo mejor de cada aplicación. La simplicidad

genera formas creativas de reutilizar la programación hacia la estandarización, integración

y usos bajo demanda, siempre pensando en la inclusión del usuario como productor

de contenidos. Un ejemplo son las aplicaciones existentes alrededor de Google Maps,

que desde su relanzamiento en junio de 2005 (a partir de la compra del Earth Viewer de

Keyhole), es el centro de un ecosistema de miles de mashups que están construyendo una

nueva “geoweb”, del que se espera un enorme crecimiento a partir de los servicios basados

en la ubicación del entorno Mobile Web.9

Una problemática asociada a la búsqueda de la simplicidad es la actualización de

contenidos. Quienes se dedican al diseño web saben que dicha variable era hasta hace muy

poco un elemento más del diseño de las aplicaciones Web, pero, en general, no era el más

relevante porque los sitios se modificaban poco, especialmente los contenidos de niveles

profundos. Sin embargo, el concepto de actualización ha perdido valor en los productos de

la Web 2.0. La actualización es hoy la norma, alentada por el rol creciente de blogs y wikis

y su propia lógica de creación de contenidos en forma dinámica.

6. El software no limitado a un solo dispositivo.

La utilización de los productos de la Web 2.0 no se limita a las computadoras. Los teléfonos

móviles de tercera generación (3G) empezaron a ocupar espacios hasta ahora sólo

reservado a aquellas.Aunque los primeros productos fueron pensados en forma similar

a sus pares cableados, hoy se han vuelto mobile devices, teléfonos más plataformas para

el entretenimiento, la gestión de la información, el consumo de los media, la producción de

contenidos multimediales y el fortalecimiento de las redes sociales. Tan valioso es el

nuevo rol asignado por la industria a los mobile devices en su convergencia con las aplicaciones

Web 2.0 que se dedicará un capítulo al tema del Mobile Web 2.0.

Por otra parte, la sindicación –que consiste en el etiquetado de contenidos de aplicaciones

web para su distribución automática a través de diferentes plataformas– evita

tener que navegar por los sitios originales, facilitando la tarea de lectura de los contenidos

previamente seleccionados por el usuario. Productos como Bloglines o Google Reader facilitan

la tarea.

7. Experiencias enriquecedoras del usuario.

Cuando la Web era sólo contenido textual y gifs animados, en 1996 apareció Flash

Macromedia para darle al usuario una experiencia más generosa a nivel gráfico. Sus botones,

clips de película, máscaras y programación en Action Script promovían zonas activas

de interacción.Pero la interacción de Flash sabe a poco con la intercreatividad y experiencia

de usuario que ofrecen las aplicaciones Web 2.0. Si se piensa en contenidos dinámicos,

sucede lo mismo. Las clásicas herramientas para producir webs, como Dreamweaver y

Flash,ofrecen la posibilidad de crear un diseño complejo de contenidos dinámicos mediante

HTML, estilos CSS y programación, pero también se quedan atrás de las aplicaciones diseñadas

en Ajax, Ruby on Rails o BitTorrent10para los productos Web 2.0. Interfaces con la

capacidad de acceso en todo lugar y momento a los servicios web, con la usabilidad, familiaridad

y sencillez de las interfaces de los sistemas operativos.

El caso de Second Life merece unas líneas como aplicación virtuosa en la experiencia

del usuario. Se trata de un mundo / videojuego virtual con una estructura escalable

de avatares (personajes) en el entorno de ciudades y mobiliario urbano creados por los

usuarios, así como su propia historia de colonización, revuelta popular e independencia, al

modo de los estados modernos. Con una población de más de 500 mil habitantes y creciendo

a un 36% mensual (Wired, Octubre 2006), Second Life tiene hasta moneda propia, un mapamundi, medios de transporte, tiendas y hasta eventos culturales. Es una enriquecedora

experiencia de usuario creada por Linden Lab que hace recordar a los juegos en red

y representa un ejemplo de complejidad a nivel de comunidades en línea.11

Otra experiencia de usuario de mayor calado y popularidad son los blogs. La facilidad

de creación, productividad, posibilidad de indexación y visibilidad en los buscadores

justifican su éxito. Rojas (2005) resume los porqués de su popularidad: los blogs son fáciles

de usar, tienen un bajo coste o a veces son gratuitos, son interactivos, humanizan a

las organizaciones, son creíbles, inmediatos, directos e infecciosos, pueden ser consultados

por los periodistas, no son intrusivos, otorgan autoridad e influencia, permiten llegar a

audiencias que han abandonado otros medios, crean comunidad, ayudan a aumentar la

notoriedad de la organización en la red, refuerzan la cultura de la organización y ayudan

en momentos de crisis institucionales.

jueves, diciembre 15, 2011


Para una ciudadanía crítica:
educación, movimientos sociales y cultura transformadora
Concejo Educativo de Castilla y León

 ¿Cómo entendemos la educación para una ciudadanía crítica?
 Concejo Educativo sostiene que la educación no es neutral, y toma partido por una educación para toda la población, que luche contra las desigualdades sociales existentes, y por una práctica pedagógica que forme personas socialmente participativas y críticas.
El sistema educativo forma parte de un sistema social más amplio, y ambos sistemas, el social y el educativo, son fuente, en la realidad, de desigualdades,  injusticias, sufrimientos y frenos al desarrollo personal y colectivo. La educación para una ciudadanía crítica ha de partir, en primer lugar, de buscar una educación para todas las personas en condiciones de igualdad (y de diversidad), para la totalidad de la persona y teniendo en cuenta sus diferentes ámbitos vitales, así como su desenvolvimiento crítico en ellos: es lo que denominamos educación básica.
Una educación transformadora necesita desarrollar la crítica a lo existente, pero también las propuestas (en plural), así como una esperanza en las posibilidades de cambio mediante la acción consciente y colectiva. La participación social de toda la población es, entonces, tanto un medio para el aprendizaje como un objetivo del mismo.
 ¿Qué papel juegan lo escuela y los movimientos sociales en la educación para una ciudadanía crítica? ¿Qué aporta cada cuál?
Los movimientos sociales, por definición, están compuestos por personas que se implican voluntariamente en ellos, lo que supone un claro contraste con la educación formal: esto supone una ventaja, en el sentido de que tienen una dirección determinada y, si son realmente críticos, cuestionan el orden existente y crean imaginarios y realidades diferentes. La desventaja está en la dificultad de llegar a la totalidad de la población, especialmente con la restricción que existe en el acceso a los medios de comunicación más populares.
En otro sentido, los movimientos sociales suponen un modelo de acción y permiten la  posibilidad de imbricar lo que se hace en un contexto de aprendizaje con la acción social real. Sin los movimientos sociales, la crítica realizada en la escuela se queda en un nivel más académico o, cuando mucho, al nivel del “espectador consciente y solidario”, no llega al de la persona activista (militante).
En la “educación de ciudadanía crítica”, debemos incluir necesariamente las propuestas que los movimientos sociales transformadores hacen llegar a la población con todas sus actividades de difusión, protesta, etc., pues ahí está elgermen de la conciencia y de la actuación que es capaz de oponerse a lo existente; es trascendental que la población haya recibido una visión crítica respecto a un problema e incluso tenga conexiones con gente comprometida (esto incluye al alumnado formal: si sólo es el profesorado el que aporta una visión diferente, es difícil generar cambios de conciencia crítica).
Finalmente, dentro de los movimientos sociales se produce un proceso en el que interactúan (o deben hacerlo) la acción y la reflexión, el deseo y la realidad, la utopía y la posibilidad, la autonomía y la responsabilidad, lo que, unido al entramado de solidaridades mutuas y de relaciones humanas, proporciona un marco que en sí supone la construcción de una realidad vital alternativa, junto a un modelo de aprendizaje creador y crítico.
Respecto a la educación formal, diremos más bien qué papel “debe” jugar en la construcción de una ciudadanía crítica, pues en general no lo está haciendo (tampoco es cierto el otro extremo, según el cual, la educación sólo contribuye a la domesticación, etc.). La gran oportunidad que ofrece la educación formal es el que, hasta una determinada edad, llega a toda la población. Evidentemente, cuando quienes actúan dentro de la educación formal no persiguen una formación transformadora, esta posibilidad no se aprovecha, pero no deja de ser cierto que cuando educamos críticamente dentro de la escuela obligatoria estamos trabajando con diferentes sectores sociales, con diferentes visiones e intereses, etc. y no sólo con quienes comparten nuestros objetivos. Esto ha de permitir que la labor de los colectivos sociales críticos sea más entendida por todos los sectores sociales, dado que la escuela por la que ha pasado la totalidad de la población ha formado (“debe” haber formado) a todos y todas en la comprensión de los mensajes y facilitado la conexión con los valores y las acciones de los movimientos sociales (con atención especial a quienes están más excluidos del ámbito de intervención pública).
En otro sentido, la educación formal debe aportar, si cumple con los objetivos que proclama, una organización y profundización de los saberes y un desarrollo sistemático de las capacidades. Desde la perspectiva de una educación transformadora, esto ha de seguir siendo cierto. Por ejemplo, puede y debe aportar también una serie de datos, de aspectos, que no siempre encajen totalmente con la perspectiva de un movimiento social. Puede y debe aportar también el contrasteentre visiones diferentes, el conocimiento de diferentes alternativas, etc., de tal forma que la capacidad crítica y de respuesta del alumnado se sitúe en un marco cada vez más amplio y enriquecido.
Por su parte, el modo de operar en una escuela transformadora ha de generar una cultura de la participación consciente y creadora que permita verse a uno/a mismo/a como agente activo en la sociedad, con capacidad transformadora de la realidad social cuando actúa colectivamente. En relación con ello, la educación formal ha de facilitar la formación de activistas; no nos referimos a que el alumnado pase a formar parte de un colectivo concreto, sino de que,mediante el conocimiento y contacto con la labor de los movimientos sociales, ese trasvase pueda producirse de forma voluntaria y crítica, pero sea más fácil que cuando el único modelo que se tiene es el de buscarse la vida individualmente, la diversión estandarizada, etc. También facilitarán este trasvase los puntos antes mencionados respecto a toda la población (conocimientos y valores críticos, visiones diferentes, visiones amplias....).

Generar cultura transformadora de forma colectiva

Creemos que los colectivos sociales y educativos debemos seguir realizando algunos trabajos en común, y, en concreto, aquí, en Castilla y León. Seguirá siendo necesario realizar algunas reflexiones sobre temas comunes mediante encuentros como los que se han hecho alrededor de la participación social o como el Encuentro-Mesa Redonda sobre ciudadanía crítica, educación y movimientos sociales.
Pero creemos necesario realizar alguna acción común que no tenga como destinatarios a los propios colectivos que la organizan, sino que se dirija a la población de Castilla y León, y que, además, vaya creciendo, dejando un poso, construyéndose sobre lo ya hecho. Y también, que sea factible, sin obligarnos a un exceso de reuniones o de gasto de energías, que, como sabemos, debemos utilizar con sensatez. Hay que realizar alguna propuesta que tenga sentido a medio plazo, pero pueda empezar a realizarse poco a poco y que favorezca el trabajo en red, la creación colectiva (sin que ello signifique unificación o coordinación constante).
Bien, y todo esto, ¿alrededor de qué?: pensamos que un objetivo de interés común es el generar una cultura crítica y transformadora. No nos referimos principalmente a la cultura como saber más o menos objetivo, o como creación artística, o como puro pensamiento (aunque nada de ello sea rechazable). La cultura, en su sentido más profundo, tiene que ver con la vivencia y con la conciencia, y, por tanto, cultura transformadora es aquella que ayuda a comprender y actuar críticamente en la sociedad en la que vivimos, para superar la desigualdad y la dominación. Cultura transformadora es la que conecta la reflexión con la acción, es el poso que queda después de cada experiencia transformadora y que a la vez aumenta el bagaje para la siguientes. Cultura transformadora es, podemos decir, la que conecta la utopía con las realidades concretas que necesitan superarse.

Una propuesta concreta, a realizar en Castilla y León

¿Cómo puede empezar a llevarse a cabo? Si consideramos que es importante intentar abarcar un ámbito regional, lacreación de un sitio web parece un instrumento muy adecuado. En él se incluirían contenidos críticos comunes y específicos de los diferentes colectivos sociales intervinientes, manteniendo como criterio fundamental el de la facilidad de comprensión del contenido, al menos del que figura en los primeros accesos. También sería necesario que se atendiese al sentir, al saber, al pensar y al actuar. Insistimos en la facilidad comprensión y en la diversidad de acercamientos porque nos parece que serían unas de sus señas de identidad y gran parte de su sentido: hoy día existe mucha información sobre “ecología”, por ejemplo, pero más pensada para activistas informados y especializados que para la población en general (y ésta población accederá mejor si el acercamiento no es sólo de datos y hechos). Así, el tener un lugar de referencia común “crítico” en Castilla y León facilitaría el contacto entre asociaciones de esta región, pero también la generación de una cultura crítica común (no uniforme) entre sectores sociales más amplio. A la vez, sería un lugar de uso educativo (formal y no formal), pero utilizando (y aportando) materiales reales de uso social.
No se trataría de buscar una actualización permanente, pues eso requiere muchísima dedicación, sino de que lo que se vaya incluyendo tenga sentido meses o algunos años después,  con lo que, aunque el ritmo de crecimiento sea lento, a medio plazo se consigue tener un sitio web de indudable interés.
Otra ventaja que puede tener para cada colectivo es que le permitiría difundir algunas cuestiones específicas en la propia web y además, actuaría como “portal” común (que puede difundirse para que se convierta en lugar de referencia en Castilla y León) que da entrada mediante enlaces a los sitios web propios y diferenciados de cada colectivo.
Somos conscientes de las limitaciones del medio (falta de acceso de toda la población, barreras técnicas, ausencia de relación personal...), pero no debemos olvidar sus potencialidades (escaso dinero requerido, posibilidad de sumar y coordinar sin necesidad de reuniones constantes, facilidad de difusión, trabajo en red....). En todo caso, las limitaciones también habrían de abordarse a medio plazo: facilitar el trasvase entre el mundo real y el virtual (esto puede hacerse, al menos, a nivel local), facilitar encuentros u otras actividades presenciales, etc.
 Aportación de Concejo Educativo al Encuentro-Mesa Redonda "Educación y movimientos sociales", en el marco de la 24 Escuela de Verano de CyL(2 de julio de 2002, Valladolid)