domingo, diciembre 04, 2011

EL CIBERESPACIO EN UN MUNDO GLOBAL


El ciberespacio en mundo global 

Autor/-a: Andres Merejo


original
El ciberespacio ha devenido en tema filosófico, ético, epistemológico y complejo, ya que no se reduce al sistema computacional, sino que emerge de éste, teniendo cierta autonomía que entra en el plano de lo virtual y que es diferente a lo real, pero que se complementa, sin anulación de uno de su componente, más bien forman una complementariedad compleja del Cibermundo, el mundo, la globalidad y la localidad. 

Hoy existe una gran confusión de lo que es el ciberespacio y el Internet, hay discursos que lo hace por mera opinión, lo cual implica, sin proponérselo una aceptación de los poderes digitales, que abordan el Internet como si fuese el ciberespacio y los cibernavegantes, simples consumidores.
La tesis planteada aquí es que el ciberespacio se coloca más allá de redes, de conexiones y entra a formar parte de los espacios virtuales, cibernéticos, creados e innovados por millones y millones de cibernavegantes que día a día andan por sus confines. 

Introducción

En este mundo global de interconexiones económicas, políticas, culturales y tecnocientifica confluyen las confusiones con las informaciones y los datos, se suele pensar que la adquisición de información y datos, es de por sí tener conocimiento, cuando en realidad lo cognitivo es producto de la elaboración, análisis y sistematización que realiza el sujeto en un contexto social y cultural. 

Términos como conocimiento, innovación, información, datos, Internet, ciberespacio, cibermundo, mundo, global, complejo, lo virtual, real, son utilizados sin la rigurosidad necesaria en el ámbito académico.

Son exiguas las reflexiones filosóficas y epistemológicas, que asumen la claridad y distinción de estos términos que nos envuelven en este mundo caracterizado por la complejidad. 

De ahí, que asumo la construcción de un discurso filosófico y cibernético que parte de una epistemología sobre el ciberespacio, el cual no puede confundirse con la red de Internet, auque ambos formen parte del mundo de la información y el conocimiento (Cibermundo) en la globalización.
Por eso mi objetivo apunta a diferenciar de manera epistemológica lo que es el ciberespacio y la Internet en esta era global y compleja. 

Para tales fines, me inscribo en la metodología de interdisciplinariedad y trasdiciplinariedad, en cuanto a que no se puede aborda dicha temática en disciplina encerrada y que no permitan la migración de concepto. Por eso que abordar el ciberespacio de la Internet se requiere de la interrelación de lo filosófico, lo social, cultural, tecnológico y científico, sin que esto signifique no situarse en una relación especifica de sociedad, lengua y cultura.

Punto de partida

El ciberespacio no puede confundirse con la red de redes (Internet) aunque ésta lo contenga. La Internet es las plataformas del ciberespacio, el cual no cesará de expandirse. Su embrión comenzó con la interacción comunicativa del teléfono, que hoy está en expansión acelerada.

El intelectual Mayans i Planell (2002) va por esta línea de investigación en cuanto a no pretender situar la Internet como concepto científico en ciencias sociales/humanas, ya que la Internet es parte de una evolución histórico-tecnológica, un fragmento –tecnológico, intelectual, histórico, institucional y sociológico. 

Por lo que hablar de Internet es exponer un concepto que hace referencia a una tecnología digital que nos conecta a ese espacio virtual de flujo de información que es el ciberespacio.

Aguirre (2004) considera el ciberespacio como sistema social constituido sobre un sistema tecnológico, el cual posibilita el establecimiento de los tipos de interacciones entre los elementos que constituyen el sistema social. El límite para la interacción y la comunicación entre los sujetos, estará supeditado por la plataforma de la Internet, la cual está estructurada por la capacidad del servidor en cuanto a las conexiones, software, velocidad del Modem, ancho de banda disponible, saturación del tráfico de la red.

Para Castells (2001), es el espacio de los flujos resultantes de una nueva forma de espacio, característico de la era de la información, pero no es deslocalizado, ya que establece conexiones entre lugares mediante redes informáticas telecomunicadas y sistema de transporte informatizado.
Esto no significa que el ciberespacio sea una suma de todo lo que está en ese espacio físico (teléfono, modem, computadora), más bien, es todo suceso y “flujo de información” instantánea que sucede en el interior de esos componentes tecnológicos digitales que ocupan ese espacio físico

Balaguer Prestes (2001), en un escrito publicado en CiberSociedad, es puntual en su reflexión sobre el ciberespacio en cuanto a que éste es un espacio virtual, que no tiene locacion física espacial. 

Moraes Mena (2005) nos analiza el ciberespacio como espacio social producto del flujo de información creado entre diferentes usuarios. Lo aborda como medio a través del cual se generan relaciones que luego se trasladan a la vida Off line.

Pero lo interesante de todo es que podemos insertarnos en el ciberespacio y por medio de nuestro cuerpo manifestamos sensaciones de frió, calor, presión, sin que exista una realidad que lo legitime excepto la inventada y configurada por los sujetos que navegan por sus confines.

La idea de ciberespacio no fue la elaboración de un especialista en cibernética, el término lo acuñó el escritor de ciencia ficción Gibson (1989), quien abordo el ciberespacio como: una alucinación consensual experimentada diariamente por billones de legítimos operadores.

Una representación gráfica de la información abstraída de los bancos de todos los ordenadores del sistema humano. Una complejidad inimaginable 

John Perry Barlow escribió el primer manifiesto de la independencia del ciberespacio, en Davo, Suiza, el 8 de febrero del 1996. Dicho texto expresa:

Gobiernos del Mundo Industrial

Vengo del Ciberespacio, el nuevo hogar de la Mente.

El Ciberespacio no se halla dentro de vuestras fronteras.

No penséis que podéis construirlo, como si fuera un proyecto público de construcción. No podéis.
Es un acto natural que crece de nuestras acciones colectivas.


El Ciberespacio está formado por transacciones, relaciones, y pensamientos en sí mismos, que se extiende como una quieta ola en la telaraña de nuestras comunicaciones.

Nuestro mundo está a la vez en todas partes y en ninguna parte, pero no está donde viven los cuerpos.

Estamos creando un mundo donde cualquiera, en cualquier sitio, puede expresar sus creencias, sin importar lo singulares que sean, sin miedo a ser coaccionado al silencio o el conformismo. 

(Declaración de independencia del ciberespacio en http://homes.eff.org/~barlow/)


Punto de llegada

Ni el correo, ni entrada a buscadores electrónicos, ni la visita a una pagina de red, ni el conversar en un chat, definen de por sí el ciberespacio. Estos son puntos que lo van definiendo, a medida que se hacen visibles detrás de una pantalla digital.

El ciberespacio (palabra inglesa cyberspace) designa el espacio virtual de interactividad entre diversos medios de comunicaciones (ordenador, teléfono, televisor inteligente). La realidad tiende a esfumarse: Espacio físico, cuerpo, lugar, frontera, realidad tienen existencia simulada y producen imaginarios virtuales en donde el sexo, la edad, el tiempo, la vida se metamorfosean.

El mundo ciberespacial nos introduce en navegaciones que sólo existen detrás de la pantalla. No son espacios de ciudades reales, con territorios geográficos bien definidos.

En el ciberespacio se esfuman los cuerpos, los cuales no son soportes de miradas para el diálogo. Este espacio de sociabilidad virtual, sin presencia de lo físico, de usuario a interfase se da en el interior de una pantalla. 

El ciberespacio no se puede reducir a un plano imaginario, sin referente de lo real, el atraviesa ese referente, lo envuelve en su virtualidad. El ciberespacio no tiene entidad física, porque este deviene en representación grafica de interacción virtual.

No hay comentarios: